Córdoba (España) | #CordobaEsp

martes, 23 de agosto de 2011

Termodinámica para la canícula (vi)

Hablaba en la entrada anterior del Principio Cero de la Termodinámica, que si se han parado a pensar nos permite comparar temperaturas gracias al termómetro; y de estado de equilibrio, usando como ejemplo una imagen con los distintos agentes económicos y sus interrelaciones. Bonita imagen ¿verdad? Parece, a todas luces, un ciclo sin fin.

 
Tomado de http://lazaroignacio.blogspot.com/
Si nos fijamos bien en el esquema son las empresas las únicas generadoras de bienes y servicios (esto sería el Paraíso para algunos) pero nos sirve como ejemplo.

Les abrevio aquí la Leyenda de la ciudad sitiada:

Consideremos una ciudad amurallada de manera que sea inexpugnable. La ciudad está sitiada por un ejercito enemigo que impide que nadie entre o salga de la ciudad. En estas condiciones, y estableciendo como hipótesis que no se podrán recibir víveres del exterior, el asedio durará lo que duren los víveres existentes en el interior del recinto amurallado.


Pero si los habitantes de la ciudad, renuncian a consumir todo su trigo, sembrando una parte en los parques; si no sacrifican todo el ganado, y procuran reproducirlo en los bajos de las viviendas; si ponen en marcha talleres que fabriquen ropa a partir del algodón que puedan sembrar y de las pieles de los animales, y así sucesivamente; el cerco de la ciudad podrá durar generaciones enteras.(...)La ciudad podrá resistir indefinidamente. Esta leyenda es una realidad. La ciudad sitiada es la Tierra,(...) La supervivencia de la humanidad no es posible nada más que reponiendo los bienes y servicios que la población consume. (Jaime Loring, La Gestión Financiera, Ed. Deusto)

He aquí un ejemplo de lo que parece un idílico bucle de obtención de recursos y reposición de activos (Además de una línea de pensamiento económico (y político) basada en la creencia, falsa, de lo ilimitado de los recursos).

Pero volvamos a la Termodinámica. Para un sistema dado, vamos a denominar Energía Interna a la suma de todas las energías disponibles dentro del sistema. Basándonos en esa propiedad (Función de estado, para ser correctos) vamos a formular el Primer Principio de la Termodinámica de la siguiente manera:
Todo cambio en la Energía Interna de un sistema se debe, a un intercambio de calor con el medio que lo rodea y/o a que se ha realizado un trabajo a favor o en contra del sistema.
Esto no es sino una generalización del Principio de Conservación de la Energía mecánica que más o menos todos conocemos como " La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma"

Intentemos un ejemplo: El fin de toda empresa es generar outputs mayores que sus inputs. Es la forma de que la empresa progrese. Dicho de otra forma a los accionistas hay que darles dividendos y cuánto más mejor. Es decir, el activo final ha de ser mayor que el activo inicial. Dado que la empresa consume recursos de sus activos iniciales en el proceso productivo, está realizando un trabajo a costa de su Energía Interna con lo que su estado final debería ser de menor energía. ¿Cómo se consigue que al final su Energía interna sea mayor? Púes según el Primer Principio de la Termodinámica, a expensas del medio que lo rodea.

Vamos a tratar de simplificarlo; lo haré con dos grupos de medidas:
  • minusvalorando sus inputs, es decir haciendo ver que lo que emplea tiene un valor monetario menor del que en realidad pueda tener. Piensen, por ejemplo en una multinacional que fabrique muebles de madera muy baratos ¿Qué valor le está dando a un bosque? O en una empresa textil que vierta aguas sin tratar a un río cercano ¿Qué valor le está dando al gua? De los trabajadores prefiero no hablar, por ahora.
  • sobrevalorando sus outputs. Para eso se está el Marketing, los departamentos de ventas y los amigos en el gobierno local, autonómico, estatal... de turno
Es decir, que dado que la humanidad no repone todos los bienes que disfruta, el Sistema Tierra estaría perdiendo Energía Interna. Gracias a que no es un sistema aislado estamos por aquí todavía. Pero eso lo dejo para otra.

3 comentarios :

Paco Muñoz dijo...

El ejemplo de la ciudad amurallada es aplastante. Lo que no entiendo es como la gente no lo comprende, como pueden pensar que son los recursos ilimitados. Lo que pasa es que el capitalismo le importa poco esquilmar con tal de atesorar sin límite.
Por lo tanto estamos perdiendo energía interna a mas no poder.

José Javier Navas dijo...

Gracias Paco por tu comentario.
El capital, el dinero, sólo quiere autoreproducirse. Y se lo consentimos. Las empresas hacen todo lo que haga falta por no perder a sus inversores. Ahora está de moda ponerse las etiquetas de "responsables", "amigables con el Medio Ambiente"... Por lo pronto se han dado cuenta que los hemos pillado en la mentira. Ahora intentarán "vendernos otra moto".

Anónimo dijo...

Bueno, creo que todos somos conocedores de la insostenibilidad de estas teorías medioambientales, pero para los que la ensalzan y publicitan es una manera de hacer negocio, y mientras tengan su publico intentaran venderlo.