Córdoba (España) | #CordobaEsp

domingo, 16 de octubre de 2011

Los que juegan con vidas

#BAD2011
Cuatro años atrás nació Blog Action Day. Un intento, ahora una realidad, de hacer coincidir, un día al año, la temática de las entradas de los blogs participantes de todos los rincones del mundo, conocido.

El agua, el cambio climático, la pobreza; y este año, al coincidir la fecha del BAD con el Día Mundial de la Alimentación, será ese, los alimentos, el tema a tratar.



Son millones de personas las que pasan hambre en nuestro planeta. Sólo en Somalia en los últimos tres meses, según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los refugiados, el hambre ha provocado la muerte de 29.000 niños y niñas.
¿Cuáles son las causas que mantienen esta situación? Difícil respuesta. Desde Naciones Unidas se apuntan toda una serie de causas. Algunas de ellas:

* Incompetencia y corrupción en los gobiernos de los países más pobres.
* Guerras, epidemias, clima...
* Escasez de ayuda a proyectos destinados a la autosuficiencia.

 A todas estas sumemos una más: los precios de los alimentos. Las  commodities de la alimentación se han convertido en uno de los objetivos de los especuladores financieros. Los alimentos despojados de su valor real: la vida de las personas.

Ya no basta la especulación tradicional: la acumulación de mercancías para provocar su escasez. No. Ahora entran en juego los Mercados de Futuros. Instrumentos que nacieron para crear estabilidad de precios a los productores. Ahora, viciados, se calcula que sólo el 0.5% de los contratos de futuros se realizan. Se especula con el 99.5% de ellos.

Ya no son sólo las inclemencias climáticas, las guerras, los desastres naturales. Aquí y ahora se suman personas ( no perdamos de vista que -el capital- lo mueven personas) cuyo afán enfermizo por acaparar riquezas, se ha convertido en un juguete roto. Su nuevo juguete es la búsqueda del poder. Hacer tambalear estados moviendo sus cimientos económicos. Miremos sino la situación actual: todos, los gobiernos del Primer Mundo están inoperativos al dictado de los poseedores del capital.

Pueden achacar las subidas de determinados alimentos a su empleo como materia prima de biocombustibles, una razón más. Pero nos dirán que ese aumento repercute en los productores de América del Sur, y algunos paises asiáticos. ¿De verdad?¿Hay economías emergentes basadas en la agricultura?¿Permiten los gobiernos de esos pocos países productores la redistribución de la riqueza generada?

Y en esta batalla, simepre pierden los mismos, los más débiles, no económicamente, que también. Los debilitados por la hambruna, perpetua, o casi perpetua, que en buena parte todos hemos consentido.






No hay comentarios :